Pronóstico

En la evolución de la enfermedad, las infecciones son frecuentes y requieren tratamiento con antibióticos intravenosos con o sin ingreso hospitalario. Otras complicaciones pulmonares incluyen la aparición de neumotórax espontáneo y hemoptisis, que ocasionalmente pueden ser muy graves. Entre un 15 y un 23% de los pacientes desarrollan aspergilosis broncopulmonar alérgica que constituye un importante factor de deterioro de la persona con FQ.

El abordaje terapéutico multidisciplinario y la aparición del trasplante pulmonar, han modificado de forma notable el pronóstico de éstas personas. Actualmente la esperanza de vida se ha incrementado notablemente. Con el trasplante se consigue una mejoría importante en la calidad de vida, función pulmonar y tolerancia al esfuerzo aunque ésta puede ser transitoria para algunos receptores. Hay esperanza en que la investigación permita modificar la historia natural de la enfermedad en un futuro no muy lejano.

Cartel de donación de organos y tejidos , donde sale una niña con el lema - usted puede ayudar a salvar vidas

Cuidar la alimentación, realizar fisioterapia respiratoria para el drenaje de las secreciones y la terapia antibiótica de las infecciones son las claves del tratamiento. Esta estrategia culmina con el trasplante pulmonar. “ Es la mejor opción cuando se ha agotado el tratamiento médico. Las expectativas y la calidad de vida son altas tras el trasplante, y los pacientes notan un gran cambio porque, en su mayoría, pueden abandonar los antibióticos, el oxígeno y la asistencia domiciliaria”.